SÚPLICA AL DESTINO DE LA VIDA PARA COMPRENDER NUESTRO DESTINO

LOA A LA LEY DE CAUSA Y EFECTO

Esta oración es la que se reza cada día en el mes de mayo y está dedicada a la Virgen María. Encender una vela blanca y otra azul durante cinco minutos de duración del rezo.

La evolución es Ley Divina;
la causalidad su fundamento;
el movimiento se origina
por reacciones del momento.

El momento se vive,
el recuerdo se añora
y cada quien recibe
lo que viviendo elabora.

El efecto es la causa
que en nosotros reside,
haciendo una pausa...
que el lector no olvide:

Que hacemos destino
pensando y obrando,
este es el camino
que vamos labrando.

La Ley es la vida
que hace justicia,
ella nos convida...
ella nos enjuicia.

No hay nada distinto
del efecto que causa
la labor del momento
sin demora, o con pausa.

El pasado...
genera el presente,
este es el hado
de la vida volente.

Al desencarnar nos llevamos
la experiencia de ahora,
y con ella labramos
la conciencia de otrora.

Al renacer en la forma,
nueva escuela se inicia,
siendo ésta la norma
de juicio y pericia.

La comprensión
de la Ley de secuencia
dignifica la vida,
tal es la influencia
que en el saber anida.

Dios es justicia
es causa y efecto,
allí no hay malicia
sino justo precio.

No hay perdón
ni hay castigo,
sino sólo función
del acto enemigo...
si nuestra acción
es ajena al cariño.

Pues cariño es Amor
que engendra la gloria,
odio es terror,
que conduce a la escoria.

Arquitectos somos
de nuestro destino,
por tal... de la vida hagamos
glorioso camino.

Raghozini