ORACIÓN PARA AYUDAR A BIEN MORIR

En este tránsito penoso, algunas veces, a los que están muy ligados a la materia y se encuentran sumamente intranquilos, lo más adecuado es cogerles la mano y acariciarla suavemente y hablarles en voz baja:

No temas (nombre), estate tranquilo, ten fe, Dios no te abandona, está contigo y te perdona. Él te ama. Él te guiará por su senda del más allá. Él protegerá a los tuyos, siempre, siempre…